Oh I'm just counting

Moody’s ve poco probable que baja en calificación de riesgo afecte la calidad crediticia de empresas chilenas

Es menos probable que el riesgo soberano chileno recupere su fortaleza crediticia anterior, a pesar de las mejoras en el corto plazo en la perspectiva económica y fiscal del país, señaló Moody’s Investors Service en un nuevo informe.

No obstante la agencia indicó que es poco probable que las debilidades en la fortaleza crediticia del riesgo soberano afecten la calidad crediticia de la mayoría de los emisores de deuda locales.

“Las tensiones comerciales, el fortalecimiento del dólar, el aumento de las tasas de interés estadounidenses y los cambios en los flujos de cartera son implicaciones crediticias negativas para los soberanos con grandes necesidades de financiamiento externo”, sostuvo Ariane Ortiz-Bollin, analista de Moody’s.

“No obstante, si bien Chile tiene alta exposición a flujos comerciales y condiciones de financiamiento global, sus colchones financieros reducen su vulnerabilidad a estos factores crediticios negativos”, añadió.

Según Ortiz-Bollin, la posición fiscal de Chile sigue siendo muy alta pero se ha deteriorado en los últimos años, de modo que actualmente el balance general del gobierno no es lo suficientemente fuerte como para compensar los aspectos más débiles de la calidad crediticia del país. Moody’s rebajó las clasificaciones de emisor y de deuda sénior no garantizada de Chile de Aa3 a
A1 y cambió su perspectiva de negativa a estable el 26 de julio.

Para Moody’s, el debilitamiento de la calidad crediticia soberana de Chile no afecta su evaluación crediticia de las empresas estatales como Codelco y Enap ni de ninguna otra empresa chilena no estatal. La visión de la agencia de clasificación sobre la voluntad del gobierno o su capacidad para respaldar a Codelco y Enap, en caso de ser necesario, no ha cambiado.

Por otra parte, las expectativas de mayor crecimiento económico en 2018-19 y la creciente confianza beneficiarán al sector bancario chileno, por lo que la perspectiva de Moody’s permanece estable.

En el sector de infraestructura, debido a la naturaleza esencial y la ubicación estratégica de las autopistas de peaje administradas por privados, los niveles de tráfico han sido relativamente inmunes al ciclo económico, una situación que Moody’s espera que continúe.