Estadísticas sobre delincuencia genera fuerte parada de carros. Guillier a Piñera: “No mienta al país”

“¡Hay niñas y mujeres violadas por delincuentes que quedaron sueltos por los indultos dados por el gobierno de Piñera!”, dijo en exclusiva a Cambio21 el senador y canditato Alejandro Guillier.

Por Mario López M.

“Piñera prometió terminar con la fiesta de la delincuencia, y la verdad es que su gobierno fue un verdadero carnaval del delito”, indicó el candidato independiente a nuestro medio.

El senador independiente y candidato de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, se enfrentó a través de redes sociales con el candidato derechista Sebastián Piñera, por la alta delincuencia habida en su gobierno, una de la principales metas auto fijadas por el entonces Presidente Piñera.



En la campaña de 2009 del actual candidato de Chile Vamos, este usó como eslogan la lucha contra la delincuencia. Letreros y pancartas anunciando “Delincuentes, se les acabó la fiesta”, unida a una foto de Piñera, se instaló a lo largo del país. Tampoco perdía oportunidad de repetir a quien quisiera oírsele, que se acabaría la puerta giratoria, en alusión a la facilidad que tenían quienes eran imputados por delitos para salir en libertad.

¡Te pillamos, poh compadre!

Al terminarse su gobierno, las cifras fueron contradictorias. La Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana  (Enusc), que se aplica anualmente desde 2005 en nuestro país por la Subsecretaría de Prevención del Delito, daba cuenta que la victimización había disminuido, lo que llevó a Piñera a decir que “la delincuencia estaba en 32% y bajó a 24“.

Sin embargo dicha encuesta fue modificada justamente durante su gobierno, los años 2011 y 2012, cambiándose los parámetros que se medían y por lo mismo los resultados necesariamente terminaron alterados en relación a los procedimientos aplicados hasta entonces. Por ello la supuesta baja fue duramente cuestionada en su época y hasta hoy.

Sobre todo porque otras encuestadoras y organizaciones especializadas en esta materia, arrojaron cifras que demostraban justamente lo contrario, la delincuencia aumentó en 10 puntos durante su administración. Así lo determinó por ejemplo la Fundación Paz Ciudadana, entidad cuyo directorio incluye a Agustín J. Edwards del Río., Alfredo Moreno Charme, Paola Luksic Fontbona y a Richard von Appen, entre otros personeros.

“No mienta”

“No mienta al país @sebastianpinera. Según @subprevdelito, el 2011, en su gobierno, delincuencia llegó al máximo, 650 mil delitos denunciados”, golpeó en Twitter Alejandro Guillier, lo que de inmediato prendió las alarmas en las huestes piñeristas y en el propio candidato derechista, que salió a responder en la misma red social: “Le pido a Guillier que sea más cuidadoso”, dijo Piñera, señalando a Guillier a que “con mentiras no va a lograr avanzar” y de paso lanzó su consabida cifra de supuesta baja del 32% a 24% durante su mandato.

La polémica no quedó allí pues Guillier contraatacó: “Cinco años después, en 2016, el número de delitos denunciados se redujo en 92 mil, según los datos oficiales”, para continuar señalando en un nuevo tuit: “Su gobierno dejó salir en libertad 9 mil condenados por delitos graves, 800 eran homicidas y 250 violadores o abusadores”, escribió, para rematar señalando que “En mi gobierno vamos a hablar menos y hacer más. Aseguraremos se investiguen y sancionen delitos contra gente común, como usted nunca hizo”.

Las críticas se enmarcaron en el lanzamiento por parte de Alejandro Guillier de su plan antidelincuencia, lo que hizo en la comuna de la Legua Emergencia. Fue allí donde el candidato independiente apuntó los dardos hacia al exmandatario, recordándole que en su periodo se cometieron la mayor cantidad de delitos: “2011 fue el ‘año récord’ de delitos cometidos contra las personas, precisamente durante la administración de Piñera”.

La pos verdad de Piñera

El expresidente acostumbra a dar por hecho ciertos datos o afirmaciones que suelen pasar desapercibidas o al menos no destacadas por la prensa afín al exmandatario, como aconteció con el “mejor censo de la historia”, “el mejor puente basculante de América (Cau-Cau), etcétera. En materia de delincuencia la situación no es distinta: las cifras oficiales entregadas por la Subsecretaría de Prevención del Delito, dependiente del Ministerio del Interior, efectivamente muestran un aumento en la cantidad de delitos de mayor connotación social (DMCS) en 2011.

Las estadísticas que se encuentra a disposición del público en la página web del organismo estatal, demuestran que en 2011 se registraron 519.195 denuncias por DMCS a nivel nacional, mientras que las detenciones se elevaron a 168.870 en todo Chile, siendo las cifras más altas desde 2001. El estudio independiente, en que también participó Paz Ciudadana, estableció que en 2011 la victimización aumentó un 6,3%, pasando de 33% en 2010, a 39,3% en 2011.

No solo eso, las cifras muestran además un aumento del 33% a un 40,2% en 2013, es decir, un incremento de 7,2 puntos. El aumento, gravitante por cierto y que es un desmentido a los dichos de Piñera, lo muestra la encuesta de Paz Ciudadana y GFK Adimark, que asimismo se reflejada en la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana 2011 realizada por la Subsecretaría de Prevención del Delito, en donde se evidencia un aumento en el porcentaje de hogares victimizados en 2011, donde llegó a un 31,1%, aumentando un 2,9% respecto del 2010, cuando asumió Sebastián Piñera.

“Piñera fue un fiasco”

Así de categórico es el vocero del senador Alejandro Guillier, el abogado Carlos Maldonado, para quien “Piñera sabe que le mintió al país”, como aseguró respecto a la discusión acerca de los niveles de delincuencia habidos durante el gobierno del empresario.

“En el combate a la delincuencia Piñera fue un fiasco, prometió todo e hizo prácticamente nada. Sus promesas de que a los delincuentes se les acabaría la fiesta y de que trancaría la puerta giratoria, comparadas luego con las medidas y resultados concretos de su gobierno, podrían figurar en un manual de promesas populistas de campaña, completamente exageradas en su formulación, y tristemente desmentidas luego por la realidad”, dijo quien fuera exministro de Justicia en el primer gobierno de Michelle Bachelet.

Según Maldonado, “en materia de delincuencia, si vamos a hablar sobre mentiras, Piñera sabe que le mintió al país. Y le mintió de manera grave y conscientemente, haciendo promesas incumplibles”, afirmó, valorando de paso la propuesta en materia de delincuencia hecha por Alejandro Guillier y presentada en La Legua Emergencia, donde entre otras cosas, propone crear una institucionalidad exclusiva para estas materias, un defensor de las víctimas e imponiendo sanciones severas a los reincidentes.

No es primera vez que lo desmienten

Y fue nada menos que frente a todo el país, en televisión, cuando el periodista Matías del Río lo descolocó en el debate de Chile Vamos durante las Primarias de la derecha. Allí le consultó por su política de acabar con la delincuencia, recalcando la grandilocuente frase de su campaña 2009, “se le acabó la fiesta a los delincuentes”. Al fundamentar su pregunta, hizo relación a la encuesta de victimización de Paz Ciudadana que daba cuenta que cuando llegó al gobierno en 2010 estaba en 34,2% y en 2014, cuando dejó La Moneda, las cifras aumentaron a un 43,5%.

Piñera se fue por la tangente, respondiendo que “nunca vamos a poder derrotar del todo a la delincuencia. Esa frase no la he repetido porque no es lograble“, dijo y de inmediato se fue a citar la que él mismo, siendo Presidente, había modificado: “la encuesta que mide a nivel nacional la victimización, que es el porcentaje de hogares que son víctimas de la delincuencia, es la encuesta Enusc, que es la principal fuente de información (…) Esa encuesta muestra que cuando llegamos, la delincuencia estaba en 32% y bajó a 24“, replicó.

Del Río no lo soltó e insistió: “Usted me habla de la Enusc que fue modificada en 2011 y 2012 en su gobierno, por lo tanto no es comparable” –“Está equivocado Matías…”, balbuceó Piñera, ante lo cual el periodista espetó: -“No estoy equivocado, la tengo aquí señor. La que estoy mencionando es de Paz Ciudadana, no es del Frente Amplio exactamente”.

Luego siguió un diálogo interrumpido por ambos, “Disculpe señor Piñera, usted me está contestando por algo que yo no le he preguntado. Tenemos tres minutos que tenemos que compartir. ¿Qué opina sobre esta alza de diez puntos, la más alta en diez años, en la encuesta de Paz Ciudadana? La de Enusc ya hablamos, Paz Ciudadana”, no hubo respuesta y se pasaron los 3 minutos.

Lo que dicen otras cifras de la época:

Adimark cerró en 2014, con una encuesta que confirmaba que la delincuencia era el área de desempeño del gobierno de Piñera peor evaluada por la ciudadanía, alcanzando en febrero un 83% de desaprobación. Ciertamente no se había “cerrado la puerta giratoria”.

Los datos no provenían exactamente de la Nueva Mayoría, por ese entonces en la oposición, sino que desde el propio Ministerio del Interior de la administración Piñera, además del Instituto Nacional de Estadísticas, quienes con esa cifra presentaban los resultados de la décima Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc).

En cuanto a los tipos de delitos, la encuesta establecía que el más recurrente era el hurto (7,8%), seguido de robo con fuerza en la vivienda (4,2%) y robo con violencia o intimidación (3,9%). Mientras que en percepción de la delincuencia, la encuesta del propio gobierno de Piñera reconoce  un aumento considerando el 70,1 de 2012 y los 71 puntos porcentuales de 2013. La académica de la Universidad de Chile, Alejandra Mohor, aseguró que la manera en que “discursivamente” se trabajó el tema de la seguridad ciudadana “tiene mucho rédito a corto plazo, al enarbolarlo como una bandera de lucha o como una promesa de campaña, pero ante esto hay un cobro de vuelta”, que fue lo sucedido al gobierno de Piñera, explicó al analizar los datos.

Las otras cifras negras de Piñera

Dos son las otras estadísticas que se manejaron durante la administración del exmandatario y hoy candidato del derechista bloque Chile Vamos: reducción de la pobreza y aumento del empleo. Por coincidencia los dos son temas que ha vuelto a enarbolar durante su actual postulación, aparte de la ya desmentida disminución de la delincuencia.

La vergonzosa Casen: se trató de un papelón que tuvo impacto mundial, al punto que un organismo serio y reconocido internacionalmente, como  La CEPAL, renunció a seguir colaborando con el gobierno de Sebastián Piñera, al descubrir que se habían manipulado las cifras de pobreza en nuestro país.

El New York Times se refirió así al asunto: “Sus afirmaciones de que el gobierno bajó los niveles de pobreza lo llevó a una vergonzosa pelea con la CEPAL, que se ha distanciado públicamente de la forma que La Moneda interpretó los números. El gobierno ha tenido que gastar mucho de su tiempo tratando de calmar los cuestionamientos de economistas, congresistas y periodistas acerca de la validez de los números. Para peor, cuando finalmente el gobierno dio los detalles del margen de error de la encuesta (0,82), los economistas rápidamente insistieron que Piñera había estado alardeando de cifras, que estadísticamente son insignificantes y que podrían indicar que la pobreza subió o bajó. La CEPAL dijo que nunca antes funcionarios del gobierno habían insistido en hacerle cambios a los resultados. Lo que el gobierno luego presentó, no es lo que la CEPAL concluyó. Esto es muy serio. Nunca antes había sucedido“, indicó.

El falso aumento de empleos: Piñera ha asegurado que durante su administración de crearon un millón de nuevos empleos. Lo que nunca dijo, es que se trató de una recalificación conceptual, pues de esa cifra, el 66%, correspondía a trabajos por cuenta propia de baja calificación y tiempo parcial, trabajadores subcontratados y familiares sin acceso a remuneración, generalmente informal. Tampoco dijo que más de un millón de trabajadores no accedieron a contratos de trabajo y por lo mismo sin protección laboral.

En otras palabras, falsos trabajadores. Otro organismo, esta vez la Fundación Sol, detalló la “trampita” en las cifras: “Una persona que hizo una clase particular de dos horas a la semana aparece como empleado en la nueva encuesta de empleo y en la antigua no aparecía si es que la mayor parte del tiempo, por ejemplo, la destinó a estudiar. Ese tipo de análisis hay que tener sobre la mesa”, indicó.

Para qué referirse al igualmente vergonzoso internacionalmente Censo, llamado por Piñera, “el mejor de la historia”.