Oh I'm just counting

Grave denuncia: Oscura licitación de luminarias en Las Condes. Odebrecht tras adjudicación de millonario negocio de Lavín

Por Mario López M.

No es primera vez que su familia se relaciona con este tipo de operaciones. Ya en Maipú y otras municipalidades ligadas a la UDI se han denunciado escándalos que involucraron al yerno y a la hija del hoy alcalde. También a Cathy Barriga, su nuera.

Otro hecho se repite, el largo brazo de la empresa relacionada con pago de coimas,  está tras la gran mayoría de las licitaciones a “medida” y los montos son cuantiosos. Cláusulas demasiado específicas y agregadas una vez iniciados los procesos, sacan a la competencia del camino, acusan.

Ya en 2017 la justicia había ordenado allanar e incautar información de la empresa brasileña en nuestro país. El caso aparecía relacionado con una investigación contra la constructora brasileña por pagar sobornos para conseguir obras públicas, escándalo de corrupción que afecta a toda la región. La fiscal Ximena Chong debió viajar a Brasilia para interrogar a ejecutivos de Odebrecht y requerir información.

Luminarias, el caballo de batalla

Una licitación ordinaria, aunque cuantiosa económicamente, pasaba desapercibida en la comuna de Las Condes, más preocupada de los “departamentos sociales” que su alcalde, Joaquín Lavín, se encargaba mediáticamente de promocionar. Nadie o muy pocos se percataron que se buscaba cambiar las luminarias de la comuna vía oferta pública. Su fundamento es por cierto muy plausible, evitar la delincuencia que se cobija en las sombras y que tiene aterrado a ese acomodado sector.

Robos y asaltos a hogares, transeúntes y automovilistas mediante la vía del portonazo, más que justificaban la instalación de luminarias públicas de “alta calidad y eficientes desde el punto de vista energético”, pues eso constituye una prioridad para contribuir a la seguridad del tránsito peatonal, ciclístico, vehicular y las actividades deportivas nocturnas en las diversas comunas del país. Plazas y sectores comerciales generalmente nido de delincuencia, se vería, así como lugares más protegidos.

Por ello no llamó la atención que el mediático alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, ordenara la millonaria licitación efectuada para la renovación de las luminarias en la comuna. El pasado 16 de febrero del 2018, mediante decreto alcaldicio N° 872, Lavín llamó a una licitación pública denominada “Recambio masivo de luminarias públicas a tecnología LED en la comuna de Las Condes”, a la cual se presentaron inicialmente nueve empresas oferentes.

Bases a medida

Lo primero que llamó la atención de los oferentes y eventuales participantes, es que una vez ya iniciado el proceso de licitación, la municipalidad, arbitrariamente, introdujera una cláusula muy específica, que no se había explicitado al momento de postular. La mentada cláusula establecía que las luminarias ofertadas “no podrán superar un 7,5% tanto en la forma, alto, largo y ancho respecto de las luminarias sugeridas”.

La inusual disposición -por la oportunidad en que se introdujo-, frenó en seco a casi todos los participantes, se transformó en un barrera infranqueable que eliminó por secretaría a los oferentes en competencia. Salvo a uno, que cumplía a cabalidad con las particulares indicaciones. La compañía que terminó adjudicándose finalmente el contrato municipal por un valor de 12.615,85 UTM (algo así como la friolera de $5.000 millones de pesos). Revisado el portal de la municipalidad, el contrato, hasta la fecha, no se encuentra publicado.

La inusual situación recordó un modus operandi similar, asociado a un escándalo de corrupción relacionado con redes políticas, hecho ocurrido durante 2013 en las municipalidades de San Pedro La Paz, Arica, Papudo, Llay Llay, Quilpué y Chañaral, que oportunamente Cambio21 denunciara. Allí, aparecieron vinculados la filial de una empresa china de luminarias, Info Technology Chile SpA, con Isaac Givovich y Joaquín Lavín León, yerno e hijo de Joaquín Lavín, respectivamente. Sorprendió el hecho que la sociedad matriz de esta empresa china, la Zhejiang Insigma Technology Co.Ltda., se encontraba en la lista de empresas inhabilitadas por el Banco Mundial, por haber trasgredido las normativas sobre fraude y corrupción.

Cosas de familia

Uno de los flancos que le han resultado más duros de enfrentar al actual alcalde Lavín, ha sido justamente su familia. En especial su hija, Asunción y el marido de esta, Isaac Givovich. Ambos han sido perseguidos judicialmente por negocios estimados al margen de la ley o que han terminado en completos fracasos. Así lo entendió el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago que condenó a Asunción Lavín León a 663 días de presidio con el beneficio de remisión condicional de la pena, tras comprobar tres delitos de giro doloso de cheques. Además, se le condenó a “las penas accesorias de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena” y quedó “sujeta a la vigilancia y observación de la sección respectiva de Gendarmería, por el plazo de la condena”.


Givovich, el yernísimo del abanderado, sí que ha estado metido en negocios catalogados de turbios.  Entre ellas una querella por estafa y apropiación indebida por $449 millones presentada por Info Technology S.P.A. en su contra, la misma empresa china tan cuestionada y también en relación a luminarias. El abogado querellante César Vergara, denunció a Cambio21 que “se le dio (ese dinero) para hacer distintos pagos, como a proveedores, profesionales relacionados con el servicio y un montón de cosas que se requieren para llevar adelante proyectos de esa envergadura. Pero él, al parecer, entendió que el dinero se le estaba entregando para ser imputado a futuras comisiones. Es obvio que cuando sus mandantes le pidieron cuenta él no pudo explicar en qué gastó todo este dinero y, entonces, surgieron los conflictos”, afirmó.

Acusado de estafas, apropiaciones indebidas y hasta un intento de homicidio por encargo, se ha transformado en un fuerte dolor de cabeza para su suegro. El conocido negocio de las luminarias que vendía a Municipalidades preferentemente UDI, también desembocó en líos judiciales. Lo mismo el “comodato” que tuvo en un restaurante (Restaurant Mizaki) de propiedad de Phillip Michell Amiot, quien denunció ante Cambio21, que ello derivó en que Givovich se apropió del establecimiento y además que supuestamente atentara en contra de Michell Amiot, mediante un sicario, acusó. También se le relacionó con el caso “Caval”, donde conspicuos militantes de la UDI aparecen en oscuros negocios que salpicaron a la nuera de la Presidenta Bachelet.

El largo brazo de Odebrecht en las municipalidades

Una de las aristas que más sorprende de los “affaires” de las licitaciones municipales es el hecho que la empresa que ganó la millonaria licitación de luminarias en Maipú el 2017, es controlada por la principal empresa constructora del Perú: Graña y Montero ( GyM), la cual ha sido acusada en el país vecino por el pago de coimas a funcionarios públicos y políticos, para adjudicarse obras de infraestructura pública.

Y si creyó que eso era todo, espere, pues la empresa GyM es socia nada menos que de la mega constructora brasileña Odebrecht, acusada del “mayor caso de soborno internacional en la historia”, que abarca a 12 países, especialmente en América Latina. En estos momentos, los dueños de la constructora GyM, se encuentran presos en Lima, acusados de colusión agravada y lavado de activos.

En Chile, la Compañía Americana de Multiservicios (CAM Chile S.A.), es una subsidiaria de GyM, la cual ha firmado nutridos y millonarios contratos por $11.500 millones con el sector público nacional. Entre ellos destaca el contrato con la Municipalidad de Maipú por 1.700 millones de pesos, obtenida luego de una cuestionada   licitación el 2017 para reponer parcialmente las luminarias en el casco antiguo de la municipalidad maipucina dirigida por la también mediática alcaldesa Cathy Barriga, que resulta ser nada menos que nuera del alcalde de Las Condes.

Algunos de los países en que Odebrecht pagó sobornos en América Latina son Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y Venezuela. La constructora, con 128.000 empleados y unos ingresos brutos de 40.000 millones de dólares, es el personaje central de la trama descubierta por la Operación Lava Jato, que investiga desde 2014 una red corrupta en la petrolera estatal brasileña Petrobras desplegada desde hacía décadas.  A esta lista se suma Chile.

“Hay cierta gente con la que queremos hablar en relación a hechos que podrían haber ocurrido en Chile y que eventualmente podrían constituir delito”, dijo Jorge Abbott. La Fiscalía chilena también investiga si la empresa de ingeniería brasileña OAS financió ilegalmente campañas electorales. Sus oficinas en Santiago ya fueron registradas.

Odebrecht y su filial petroquímica Braskem llegaron el pasado diciembre a un acuerdo con el Departamento de Justicia por el que ambas compañías se han comprometido a pagar conjuntamente una multa de 3.500 millones de dólares a cambio de que se retiren los cargos en Estados Unidos, Suiza y Brasil.

Este acuerdo se enmarca en las investigaciones estadounidenses por el caso Lava Jato, en el que las autoridades brasileñas indagan en una red de pago y cobro de sobornos a políticos de distinto signo para lograr contratos de la petrolera estatal, Petrobras.

¿Mismo modus operandi?

Así lo asegura a Cambio21 Patricio Herman, presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, quien asegura que “En la licitación de luminarias públicas en la municipalidad de Maipú se empleó el mismo modus operandi que en la Municipalidad de Las Condes: La realización de dos cambios muy específicos de última hora, en pleno proceso de licitación, los que terminaron beneficiando a la empresa CAM Chile S.A., vinculada a GyM y socia de la constructora Odebrecht”.

Una fuente de dicha municipalidad, señala a Cambio21 que “La primera de estas modificaciones dice relación con un cambio del modo de encendido de las luminarias, lo que dejó fuera de competencia a la mayoría de los proveedores en competencia. La segunda consistió en una reevaluación de los certificados de garantía del proveedor de luminarias de CAM, lo que terminó aumentando su calificación inicial, factor que finalmente le permitió adjudicarse el contrato”, que ya habían perdido, pero que la recalificación de garantías les hizo revertir la “suerte”.

Frente a esta evidente manipulación, unos de los oferentes en la licitación, la empresa Citelum elevó un reclamo ante el Tribunal de Contratación Pública, solicitando la suspensión del proceso. Posteriormente desistieron de las acciones. 

¿Quién controla?

“Ante estas irregulares situaciones de municipalidades vinculadas por redes políticas, familiares y empresariales internacionales, es vital para combatir las posibles situaciones de corrupción política-empresarial establecer una ‘Agenda pro-transparencia’, en la cual se informe públicamente sobre las características del proceso licitatorio en la municipalidad de Las Condes, en el que se invirtieron $5.000 millones de pesos (equivalente aproximadamente a 8 millones de dólares) en luminarias de cuestionable calidad”, señala nuestra fuente.

Tanto la Contraloría General de la República como la misma Cámara de Diputados, tan dedicada a “Comisiones Investigadoras” y que debiera aprovechar la “sequía legislativa”, debieran investigar los procedimientos involucrados en la renovación de luminarias públicas en ambas municipalidades. Aquí se han utilizado dineros públicos. También debiera ser evaluada de manera independiente la calidad de las luminarias que se emplearán en los recambios masivos del alumbrado público. Si éstas son de calidad sub-estándar, se debe exigir las medidas sancionatorias correspondientes, así como el retiro y reemplazo de estas luminarias mediante una licitación transparente y bajo control vecinal.

Un dato anecdótico, propio del marketing político del alcalde Lavín. Este firmó diversos convenios con 20 comunas del país, con el fin de donarles 40.000 luminarias de segunda mano, las que provendrán del recambio del alumbrado público en la Municipalidad de Las Condes. Este procedimiento de “donación”, tan bienvenido, pero poco habitual, posibilita -con gran visión política y estratégica-, fidelizar futuros apoyos comunales, y asegurar futuros negocios para cuando estas municipalidades deban realizar cambios de tecnologías en las luminarias públicas. Y de paso, promocionar al Lavín candidato UDI 2022.

¿Dudosa calidad?

Una fuerte crítica a la capacidad técnica para brindar un mejor servicio realiza nuestra fuente respecto a las luminarias recién licitadas. “Un elemento que preocupa desde el punto de vista de la salud pública, y al hecho que se utiliza el dinero de los contribuyentes, es que, como resultado de la licitación, la próxima iluminación pública en Las Condes se realizaría con lámparas LED que poseen una calidad sub-estándar en lo referido a la norma de seguridad fotobiológica en luminarias”, asegura.

Para Herman, “Esto podría provocar notorios problemas de ‘deslumbramiento’, tanto en peatones como en los automovilistas nocturnos, al no cumplir la radiación de las luminarias con la normativa internacional IEC 62471 (“Photobiological safety of lamps and lamp systems, 2009), podrían enfrentarse a serios accidentes”, asegura y agrega: “Ello es tan grave, que se pueden provocar daños en la retina y la piel, a través de procesos fotoquímicos derivados de las emisiones de luz ultravioletas e infrarrojas provenientes de éstas fuentes de alumbrado sub-estándar. La Comunidad Europea no acepta las denominadas ‘luminarias genéricas’, al existir estrictas normas y regulaciones fotobiológicas que las prohíben”.

No deja de llamar la atención que otras avenidas y calles de la comuna de Las Condes (ej. Túnel Kennedy y Nudo Vespucio) se encuentren iluminadas con una tecnología LED de procedencia belga (Schreder), de muy superior calidad al compararlas con las recientemente licitadas luminarias adquiridas por el alcalde Lavín.