Eduardo Frei Montalva: El magnicidio que dejó la dictadura

En el libelo acusatorio se detallan una serie de condiciones que hacen presumir que la muerte de Frei Montalva tuvo participación de terceros debido a su condición de líder de la oposición al régimen de Augusto Pinochet.

Por Teresa Frías K.

Este viernes el ministro en visita Alejandro Madrid resolvió acusar a seis personas en el marco de la investigación sobre la muerte del ex Presidente Eduardo Frei Montalva en enero de 1982.

 

En concreto, del ex agente de la DINA, Raúl Lillo, el médico Patricio Silva, además del chofer de la familia Frei e informante de la CNI, Luis Becerra, todos ellos procesados en calidad de autores. Junto con esto, están procesados el médico Pedro Valdivia -en calidad de cómplice- y los patólogos Helman Rosenberg y Sergio González. 

 

En el libelo acusatorio se detallan una serie de condiciones que hacen presumir que la muerte de Frei Montalva tuvo participación de terceros debido a su condición de líder de la oposición al régimen de Augusto Pinochet.

 

La muerte, dice el texto "fue ocasionada por la deficiente y tardía atención médica proporcionada al momento de su reingreso a la “Clínica Santa María” y por la factibilidad de la introducción paulatina de sustancias tóxicas no convencionales, (....) y por la ocurrencia de diversas situaciones anómalas, que pudieron ser disimuladas como inadvertencias o negligencias que paulatinamente deterioraron su sistema inmunológico y facilitaron la aparición de bacterias oportunistas, (...) que resultaron ser la causa final de su muerte y dieron la apariencia que su deceso ocurrió por complicaciones derivadas de las intervenciones quirúrgicas a que fue sometido, haciendo imperceptible la intervención de terceros en su fallecimiento".

 

“Mi padre fue asesinado”

La hija del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, Carmen Frei Ruiz-Tagle, afirmó que hoy es un día “triste y optimista”. Carmen Frei dijo que como familia “estamos muy conmovidos, porque han sido 17 años desde que entramos en querella ante la Justicia, ha sido un tiempo largo y doloroso, pero hoy el juez ratifica la sentencia y condena a las seis personas que tenía procesadas”.

La ex senadora enfatizó, además, que “es doloroso, pero hoy el juez ha confirmado lo que siempre pensamos, que al principio eran dudas, pero hoy día es la certeza de que a mi padre, el ex Presidente Eduardo Frei Montalva, fue asesinado”.

“Es un día triste, porque uno siempre tiene la esperanza de pensar que mi papá murió tranquilo y en paz, pero no fue así y duele mucho saber todos los vejámenes que sufrió su cuerpo, que ni siquiera eso lo respetaron”, añadió.

Asimismo, recalcó que “todo esto fue consecuencia porque mi papá actuó con mucha fuerza contra la dictadura militar y como pasó a ser una amenaza, porque quería volver a la democracia, lo eliminaron, como a muchos otros”.

“Fue una operación que lograron esconder todos los detalles, tan macabra y bien hecha, que ha sido difícil seguir todas las huellas”, puntualizó Frei y agradeció la visita de la timonel de la DC y candidata presidencial, Carolina Goic.

En la instancia, la senadora expresó “todo el apoyo, cariño, y solidaridad a ella (Carmen Frei) y su familia” y valoró “su constancia en la búsqueda de verdad y hacer justicia”.

“Señalar que tal cual como ella lo ha planteado, pueden pasar, 10, 20, 30 o 40 años, pero lograr la verdad y la justicia tiene que ser un imperativo ético para nosotros como país, no solo del caso del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, sino que en cada uno de los casos de aquellos que fueron perseguidos, asesinados y desaparecidos en la dictadura, conocer la verdad es un imperativo ético como país del cual todos debemos colaborar”, finalizó Goic.

El caso Frei

En diciembre de 1981, Frei se sometió a una cirugía de carácter simple, para extirpar una hernia al hiato, en la Clínica Santa María de Santiago. Sin embargo, días después de su intervención su condición empeoraría drásticamente y fallecería, de manera inesperada, a las 17 horas del viernes 22 de enero de 1982, a la edad de 71 años.

Oficialmente, el deceso se habría producido por una infección bacteriana que habría originado una peritonitis aguda y un posterior shock séptico, más la muerte de Eduardo Frei originó sospechas de asesinato desde su inicio. Según su familia, Frei Montalva se habría convertido en un importante foco de preocupación para el régimen militar de Augusto Pinochet, al erigirse como uno de los principales líderes de la oposición, hasta ese momento principalmente clandestina.

La sospecha de intervención de terceros quedó latente en algunos miembros de la familia Frei y en muchos otros.  Pero no hubo pruebas hasta que en 2006 se exhumó el cadáver y se encontraron rastros de mostaza sulfúrica y talio en los restos examinados.

Las acusaciones contra cada implicado

 

Raúl Lillo:

Ex agente de la DINA, se desempeñó durante largo tiempo como agente de los servicios de seguridad del régimen militar. Consta en el documento se mientras el ex Mandatario estuvo internado se hacían reuniones sobre su estado de salud. En ellas, Lillo demostraba poseer un conocimiento más profundo acerca de dichas circunstancias que el aparecido en medios de comunicación. Se le acusa como autor de homicidio.

 

Patricio Silva:

Médico militar que se desempeñó como subsecretario de Salud durante el gobierno de Frei Montalva. Tenía una relación de confianza con el ex Presidente y formó parte de la junta de médicos que aconsejó su intervención quirúrgica. Habría omitido los riesgos de realizar la operación en Chile y dice desconocer el tratamiento experimental de "Transfer Factor". Es calificado como autor de homicidio. 

 

Alberto Becerra: 

Era chofer de Frei Montalva y mantenía vínculo con su familia, paralelamente era agente de la CNI "manteniendo informado a este servicio de todas las actividades realizadas por el es mandatario", dice el documento. Se le acusa como autor.

 

Pedro Valdivia:

Junto con su trabajo en la CNI, oficiaba como médico residente de la Clínica Santa María, rol en el que ingresaba a la UCI y consultaba sobre Frei Montalva "sin que haya proporcionado al Tribunal una explicación satisfactoria al respecto". Acusado como cómplice.

 

Helmar Rosenberg y Sergio González: 

Ambos médicos son acusados como encubridores. El libelo plantea que "de ninguna manera resultan justificadas las versiones" entregadas por ellos respecto al "embalsamamiento" que se habría practicado al cadáver".