Alemania da un paso a favor de la Justicia en caso Colonia Dignidad

Hartmut Hopp, quien fuera durante años la mano derecha de Paul Schäfer en Colonia Dignidad, fue condenado a 5 años de presidio en el país europeo por su complicidad con los delitos cometidos en Chile.

En un fallo emitido este lunes 14 de agosto, la justicia alemana condenó a cinco años y un día de presidio a Hartmut Hopp, exmédico de Colonia Dignidad.
 
En 2011 el profesional se fugó del país luego de conocer la sentencia condenatoria de la Corte de Apelaciones de Talca. Como consecuencia del escape y ante la imposibilidad de solicitar la extradición por ser ciudadano alemán, en 2014, la Corte Suprema de Chile solicitó a su par alemana la ejecución de la pena en ese país.
 
Hopp fue condenado por ser cómplice de 16 casos de abuso sexual de niños al interior de Villa Baviera.
 
En ese contexto, la segunda sala de lo penal del tribunal regional de la ciudad de Krefeld comunicó que “la sala ha convertido la sanción extranjera en una pena de prisión de cinco años y un día”.
 
Colonia Dignidad fue un enclave alemán en territorio chileno que funcionó como centro de prisión, tortura y desaparición de opositores a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).
 
Su fundador, el ya fallecido Paul Schäfer, fue acusado de haber montado una estructura similar a la de una secta en la que se perpetraban abusos sistemáticos a menores. Cumplió condena por estos delitos y murió en la cárcel.
 
Reacciones
 
Hernán Fernández, abogado de las víctimas de Colonia Dignidad, comentó la situación que representa el fallo judicial.
 
“Es un paso histórico la decisión de la corte de Krefeld, en Alemania. Llegar a ejecutar la condena dictada por la justicia chilena es algo muy importante. No importa donde cumpla la condena, si la cumple”, dijo.
 
Al referirse a la importancia del fallo el abogado dijo que “es relevante porque pone fin a la impunidad basada en esta imposibilidad de extradición. Es un respeto hacia la justicia chilena”.
 
“La justicia alemana valida y va a cumplir la solicitud que le hizo nuestra Corte Suprema, es la misma condena que Hopp eludió fugándose del país. Alemania no está ajena como Estado a la realidad de los crímenes atroces que se cometieron en Colonia Dignidad”, aseguró Fernández.
 
Margarita Romero es la presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, y como tal comentó la situación que se vive actualmente en nuestro país con lo sucedido en el enclave.
 
“El Estado chileno debe hacer públicos sus archivos sobre Colonia Dignidad”, esto en el marco de los debates del Parlamento alemán para indemnizar a las víctimas de torturas, abusos sexuales y esclavitud.
 
“Es necesario que conozcamos la información que está en la Cancillería, en el Ministerio del Interior, en los informes Valech y en los archivos de la Policía de Investigaciones. Por ejemplo, a las víctimas de Colonia Dignidad, los niños, se les debe ayudar a tener una base económica para su subsistencia”, dijo Romero.