Actor renuncia a la nueva versión de "Hellboy" tras polémica racial: "La representación de la diversidad étnica es importante"

Skrein confirmó que abandonó el papel "para que sea elegido adecuadamente". "La representación de la diversidad étnica es importante, especialmente para mí, ya que vengo de una familia de procedencia mixta", sostuvo el actor.

No es primera vez que el fichaje de un actor para una película es cuestionado. Tampoco lo es si se pone en jaque el tema racial a la hora de hacer el casting para un personje.

Sin embargo, no es común que los intérpretes dejen a un lado su oportunidad tras las presiones externas.

Así lo hizo el británico Ed Skrein, conocido por su rol de villano en "Deadpool" (2016), quien renunció a su trabajo en la nueva versión de la cinta "Hellboy" donde había aceptado interpretar al Mayor Ben Daimio, un personaje de origen asiático.

"Está claro que la representación de este personaje de una manera culturalmente precisa tiene significado para las personas, y que al descuidar esta responsabilidad seguiría una preocupante tendencia de oscurecer las historias y la voz de las minorías étnicas y las artes", escribió el inglés en un comunicado publicado en su Twitter.

Tras esto, Skrein confirmó que abandonó el papel "para que sea elegido adecuadamente". "La representación de la diversidad étnica es importante, especialmente para mí, ya que vengo de una familia de procedencia mixta", sostuvo el actor.

 "Es nuestra responsabilidad tomar decisiones morales en tiempos difíciles y dar voz a la inclusión. Espero que un día estas discusiones se vuelvan menos necesarias y que podamos ayudar a igualar para que la representatividad en las artes sea una realidad", añadió.

La polémica de Ed Skrein se suma a las más recientes y polémicas, como la protagonizada por Marvel en "Doctor Strange" (2016), luego de que eligieran a la británica Tilda Swinton ("Tenemos que hablar de Kevin") para el rol de El Anciano, un personaje asiático. Lo mismo sucedió con Matt Damon ("Operación rescate"), quien fue cuestionado tras liderar el elenco de la coproducción china-estadounidense "La gran muralla" (2016).