La influencia de la televisión en las personas: apuntan a la irresponsabilidad de los matinales

La televisión da para mucho. Son más de cinco horas al aire todos los días las que exhiben los matinales locales, por lo que están obligados a renovar constantemente su oferta y competir por la audiencia. Sin embargo, no siempre la ética y la responsabilidad se hacen presentes.

Por María Kovacz

Los canales de televisión son el medio a través del cual los chilenos en su gran mayoría se informan. Existen muchos datos acerca de esto y basta conversar con su vecino o compañero de trabajo para darse cuenta

Y sin duda los matinales se han transformado en uno de los espacios que más expertos e interacción con el público tienen. Es por eso que lo que se diga tiene impacto en quienes ven cada sección.

De hecho, doctores, especialistas, tarotistas y diversos personajes son los que a diario comparten sus “conocimientos” y de los que mucha gente siguen sus indicaciones. Aunque…no siempre son buenos “consejos”.

Uno de los últimos casos es el del conocido doctor Ricardo Soto, panelista del matinal de Canal 13, Bienvenidos, quien volvió a protagonizar una polémica por sus controvertidas recomendaciones para curar enfermedades.

Durante el episodio, el médico aconsejó a los televidentes el consumo de una sustancia conocida como MMS, o clorito de sodio, un líquido supuestamente “milagroso” que ayudaría a curar padecimientos y a desintoxicar el organismo.

Soto explicó en el programa que había una diferencia entre el cloro que se usa en los hogares para la limpieza, llamado hipoclorito de sodio, y que no tendría “que ver con el dióxido de cloro. Este se obtiene como resultado de mezclar el clorito sódico con un activador. Antes se usaba el ácido cítrico, hoy se ocupa el ácido clorhídrico, el que se disuelve en agua”, señaló.

Mientras, en redes sociales algunos expertos comenzaron a advertir de qué se trataba esta sustancia. El científico Gabriel León, director del Centro para la Comunicación de la Ciencia de la Universidad Andrés Bello, publicó en redes sociales: “El MMS es un limpiador industrial, altamente tóxico ¿están esperando que alguien muera para detener esta estupidez?”.

El experto adjuntó links de publicaciones realizadas en diferentes partes del mundo, donde se advierten los riesgos de esta sustancia, siendo recomendada para toda clase de enfermedades, desde el sida a la hepatitis, la artritis, la diabetes, el autismo, entre otras. Sin embargo, se advierte que no existen estudios que comprueben sus efectos favorables y ha sido prohibida en numerosos países.

No es la primera vez

La difusión de la declaración del ginecólogo Francisco Redondo en el juicio por el ataque que sufrió Nabila Rifo en el matinal “Bienvenidos” le costó caro a Canal 13. El CNTV dio a conocer la multa que debió pagar la estación del grupo Luksic: 500 UTM, cifra que equivale a $23.370.000.

Aunque otro de los puntos a tomar son los astrólogos y/o predictores del futuro, quienes con interacción del público le dicen lo que deben hacer y lo que no para tener un buen día. Creámoslo o no, hay muchas personas que siguen los "consejos" y que obviamente se debe tener un criterio, ya que muchas personas confían en lo que la televisión les muestra.

Todo vale

El académico de la Universidad Diego Portales, Cristián Leporati, al respecto, aseguró que “en televisión hay otro tipo de profesionales que deberían tener una ética para poder saber los límites de lo que están mostrando”.

"Esto ocurre porque el mundo digital nos ha hecho cambiar a todos, profesionales y no, sobre los límites de la privacidad. Estamos viviendo actualmente en un sistema que constantemente pierde la diferencia entre lo público y lo privado", finaliza Leporati.

Para José Miguel Infante, director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Central, dijo que “me parece que es algo que se debe cuadrar con criterios éticos, donde estos principios se deberían regir según algunos métodos que se relacionen con las decisiones que pueda tomar el periodista. El profesional debería tomar en consideración, antes de publicar la información, tener en claro si se trata de una situación ilegal"

"Otro autor interpela a los profesionales a cuestionarse de cómo se sentiría su madre si la noticia le afectara a ella. Se espera que el periodista realice una reflexión personal e íntima sobre aquello que se quiere publicar. Chocan fuertemente el individualismo sobre el comunitarismo, donde la publicación de la información lucha con lo que realmente es útil para la comunidad", finaliza el académico.