Ante filtración de foto de Ignacio Lastra: ¿hasta dónde puede llegar el morbo de la sociedad?

Somos curiosos, de eso no hay duda. Pero ¿qué pasa cuando se sobrepasa el límite y sin importarnos nada filmamos o tomamos fotografías en casos extremos? Sin ir más lejos, en las redes sociales circula una supuesta foto del ex chico reality, Ignacio Lastra en la que se muestra a él internado y a la vista sus graves quemaduras producto del accidente sufrido.

Por Teresa Frías K.

Hace un par de semanas un hombre se precipitó a las vías del Metro y lo primero que hicieron los pasajeros que estaban en el lugar fue sacar sus celulares y tomar fotos o bien en algunos casos hasta grabar lo que estaba sucediendo.

Un ejemplo que se repitió tras el accidente del ex chico reality, Ignacio Lastra quien sufrió graves quemaduras consecuencia del accidente de tránsito en el que se vio involucrado resultando con el 90% de su cuerpo quemado.



De hecho, los dos jóvenes que ‘atinaron’ a socorrerlo, aseguraron en entrevista con los medios de comunicación que muchos prefirieron grabar el auto en llamas en vez de ayudar.

Pero esto quizás no sea de ahora, hace 20 años vimos cómo paparazzis y asistentes al accidente tomaban fotografías de Lady Di agonizando. Quizás el decir que son figuras públicas es buena excusa, pero hasta dónde puede llegar el morbo, porque muy distinto es una fotografía de la persona llorando a tomar imágenes de alguien agonizando.

Una sociedad tomada por el celular

Casos hay muchos en que se filtran fotos y videos, y sin duda mientras más entretenidos, más likes en redes sociales se tiene. Quizás esto demuestre a qué le estamos tomando más importancia, y cuáles son nuestros privilegios.

Porque debemos reconocer que a veces nos excedimos, y que pareciera que fotografiar o grabar resulta más importante que ayudar. Tal como se ha divulgado en los videos de peleas escolares que en vez de separar se prefiere grabar.

Si bien en algunos casos esto ayuda a ciertas investigaciones, lo cierto es que estamos rebasando el límite permitido de lo privado y lo público.

Para analizar el tema, el sociólogo Leonardo Acuña, declaró que “las personas famosas llevan una vida tan diferente a la nuestra que nos llama la atención y sus historias nos resultan interesantes. Dicho de otro modo, cientos de miles de personas ven programas de televisión, leen revistas, periódicos y sitios web con cotilleos de las celebridades cada semana.  Es una manera de distraerse”.

“Actores, cantantes o deportistas deberían ser conocidos por su trayectoria profesional. Cuando no están trabajando, son dueños de lo que hagan en su vida privada y tendría que ser sólo asunto suyo. Los famosos tienen derecho al ocio, igual que lo tenemos nosotros. Nadie debería fotografiar el tiempo que pasan con su familia o sus amigos, ni cuestionar el aspecto que tienen en un su tiempo de relax”, aseguró.

Además, Acuña declaró que “los famosos han elegido esa vida pública y mantener el interés del público es parte del trato no escrito de su profesión, ya que son el centro de atención. Ganan mucho dinero con los contratos de publicidad y también con las promociones de sus películas o canciones”.

Por último, puntualizó que “en ocasiones, ellos mismos son los que exponen su vida privada: comparten fotos cuando se casan o cuando tienen hijos… Entonces, si haces esto, no puedes decidir después que te dejen en paz”.

Con otro punto de vista, el sociólogo Pablo Huneeus, declaró en conversación con Cambio21 que “es lo único que la autoridad y la ley deja hacer, porque el ejemplo lo está dando Carabineros, porque hay un choque y ellos no hacen nada, y tampoco dejan hacer, porque no hay ninguna preparación con respecto a primeros auxilios, entonces cómo no sabemos hacer, nos dedicamos a grabar”.

“La humana curiosidad, porque miramos un avión cuando pasa, para ver si se cae. No debe haber censura, esto es real, sobre todo en figuras públicas. Sin duda avala que sea así, porque esas personas se han dispuesto a desnudarse en público, a hacer todo en público”, planteó el profesional doctorado en la Universidad de París. 

Por último Huneeus declaró que “habrá un aumento en este tema de querer grabar y sacar foto a todo, de hecho ya hay cámaras de vista larga, de hecho hasta la policía tiene cámaras para filmar todo”.