Obispo evangélico no dejó pasar ataques a la Presidenta: "fue un aprovechamiento político"

"Acá hay gente que milita en partidos políticos que infiltró el programa de los evangélicos", aclaró el presidente de la Mesa Ampliada de Iglesias Evangélicas.

El obispo Emiliano Soto, presidente de la Mesa Ampliada de Iglesias Evangélicas, aseguró que los ataques que sufrió la Presidenta Michelle Bachelet durante el Te Deum evangélico fueron un "aprovechamiento político".
 
Durante su participación en la ceremonia religiosa de este domingo, la Mandataria fue objeto de ataques y gritos que la calificaron de "asesina" y "vergüenza nacional".
 
En la instancia, además, Eduardo Durán, hijo del reconocido obispo del mismo nombre y candidato a diputado por Renovación Nacional (Chile Vamos), expresó que "se ha dicho para justificar uno de estos proyectos que prejuicios añejos no pueden ser más fuertes que el amor; nada más alejado de la realidad por nuestras iglesias, por sobre todo promueven el amor, porque Dios es amor".
 
Todos estos actos fueron calificados por el obispo Soto como un "aprovechamiento político y también un llamado a la instrumentalización de la Iglesia Evangélica la cual nosotros definitivamente no compartimos".
 
"Acá hay gente que milita en partidos políticos que infiltró el programa de los evangélicos", añadió.
 
Además reconoció que la Presidenta se retiró molesta, "la palabra que usó fue que 'esto no correspondía, esto no se hace'".
 
En tanto, el obispo Durán, padre del candidato del mismo nombre, indicó que enviarán una carta pidiendo disculpas si es que alguien se extralimitó, sin precisar si se refiere a los dichos de su hijo o a los gritos contra la Presidenta.
 
Desde la derecha en tanto, desdramatizaron el incidente y el secretario general de RN, Mario Desbordes, señaló que "si a las autoridades de Gobierno no les ha gustado eso lo lamento mucho, pero las personas que hicieron las críticas fueron las más ovacionadas de todas. Se hizo con respeto".