La última contradicción de Pilar Molina: abandona programa de TV para hacer "periodismo". ¿Alguien la echará de menos?

Era una de las más criticadas panelistas del programa de debate político "En Buen Chileno", además de ser recordada por denunciar a Manuel José Ossandón de emitir facturas falsas (nunca demostrado) y, sobre todo, por su defensa de la extrema derecha chilena.

Por Felipe Reyes
 
 Este fin de semana ocurrió una situación curiosa en el programa de debate político “En Buen Chileno” de Canal13.

Una de sus panelistas, la reconocida defensora de la derecha política, la periodista Pilar Molina, comunicó que deja el programa para “dedicarse a lo que más le gusta, el periodismo”.

Sus compañeros le hicieron un público reconocimiento y despedida, respetando las diferencias y valorando su rol en el programa.

Sin embargo, la duda surgió a raíz de los diversos problemas que ha tenido la periodista con algunos invitados, con sus mismos compañeros de panel y la recordada disputa con el precandidato presidencial Manuel José Ossandón.

Se cuestionó en su momento la abierta derechización del programa, contando la presencia del exministro de la dictadura Sergio Melnick. No todos creen que hubo una retirada libre.
 

¿Suavizar el debate?

“Quería darles las gracias, porque este es mi último programa y quería agradecer la posibilidad de haber participado con ustedes en un programa que se ha hecho muy competitivo en el poco tiempo que lleva, y que ha sumado más gente a ver televisión política los domingos”, señaló la periodista en su despedida.

Además, explicó que su renuncia se debía netamente a un “tema profesional”, ya que tiene que acomodarse “a mi carga, me voy a lo que más me gusta hacer, que es el periodismo”.

Mariana Aylwin le dedicó unas palabras de despedida diciendo que “no es tan fácil encontrar a alguien que sea como tú, que dices las cosas directamente. A lo mejor te encontrarán pesada, pero hace falta gente que diga las cosas de frente”, aseguró.

El primer “recado” de buen viaje se lo mandó la periodista y candidata al parlamento Pamela Jiles. La profesional exPrimer Plano (Chilevisión) fue directa. “Una tremenda pérdida para el periodismo… Seguro la transfieren a las relaciones públicas de los bondadosos ancianitos de Punta Peuco”, escribió en su cuenta de twitter.

Recordar que en su momento fue el mismo Tribunal de Ética y Disciplina del Colegio de Periodistas de Chile quien tuvo que comentar e indagar en las acciones de la periodista.

El estamento llegó a indicar que “se evaluarán todos los antecedentes relacionados con el caso para establecer si la actuación de la periodista Molina de Armas estuvo dentro de los marcos éticos que regulan la profesión”, esto relacionado con la mediática acusación que hizo Molina contra el precandidato presidencial Ossandón.

“El secreto profesional es un derecho inclaudicable para el ejercicio profesional, pero fue la propia periodista quien reveló la identidad de su informante”, esto haciendo énfasis en las contradicciones que evidenció la profesional en el caso con el precandidato independiente.

Para la periodista Nancy Guzmán, autora de "El Fanta: Historia de una Traición" y de "Los Agustines: El Clan Edwards y la Conspiración Permanente", la salida de Pilar Molina no es algo tan trágico. “No creo que se pierda ni que se gane mucho. Además no veo mayores problemas en el canal para que se quedara, tomando en consideración el dueño”, afirmó sobre posibles presiones de parte del canal para que Molina abandonara el programa.

“Pienso que una de sus posibles ocupaciones será ser la encargada de comunicaciones de la campaña presidencial de Sebastián Piñera. Esto viendo su marcada tendencia conservadora y de derecha. Pero no creo que el programa se resienta, sola creo que deberán andar buscando un reemplazo parecido”, dijo la periodista.

“Personalmente me causa gracia la fundamentación de su renuncia: querer hacer periodismo. ¿Qué estuvo haciendo todo este tiempo en un programa de debate político entonces? Resulta curioso porque era el lugar indicado para hacer periodismo”, aseguro Guzmán.

Para el abogado de derechos humanos Cristián Cruz la salida de Molina no le deja dudas: “Bien lo dijo ella, se retira para hacer periodismo, lo que significa que todo este tiempo no lo estuvo haciendo”, dijo.

“Me queda claro, por conversaciones con cercanos periodistas, que son muy pocos los profesionales que consideran que Pilar Molina es un buen ejemplo del desempeño periodístico. Ni de boca de estudiantes he conseguido algo cercano a una mirada positiva”, reveló.