Oriele Zencovich (DC), la candidata de las 87 primaveras: “El cerebro, el alma y el corazón jamás envejecen”

La postulante al Senado por Valparaíso negó que Aldo Cornejo, diputado y rival en la región de Valparaíso, le haya quitado el saludo. Hasta anunció demanda. Por Luis Casanova R.

Del debate por la inscripción de candidatas mujeres al Parlamento a última hora, para así poder cumplir con la exigencia de la Ley de Cuotas que obliga a los partidos políticos a llevar el 40% de postulantes de un sexo determinado, se pasó al inusual protagonismo que tendrán durante la campaña de 2017.
 
Una de ellas es Oriele Zencovich, militante de la Democracia Cristiana que aspira por un cupo al Senado a los 87 años de edad. La matrona de profesión trabajó en Isla de Pascua durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y se transformó en la primera representante femenina en ser designada consejera regional (1993).
 
Tiene 6 hijos, 24 nietos, 16 bisnietos y todas las ganas y la energía de sumar votos de la tercera edad, codiciado target electoral para todos los sectores.
 
En diálogo con Cambio21, la dirigenta negó que Aldo Cornejo, diputado y rival en la región de Valparaíso, le haya quitado el saludo. ¿Hasta cuándo durará la buena onda?
 
“Preguntas poco agradables”
 
- ¿En qué la pillé señora Oriele?
- En estos momentos voy camino a Santiago para participar de un programa de TV en Mega.
 
- ¡Ah, chuta, que está requerida!
- Sí. A Dios gracias se han portado muy bien conmigo, aunque de repente me hacen preguntas poco agradables… pero es lo que tienen que hacer no más.
 
- ¿Qué preguntas desagradables le hacen los periodistas pesados?
- Les preocupa la edad mía. Y a mí me da risa. ¿Sabes por qué? Porque si fuera por eso habría un gran número de parlamentarios que no podrían repostularse.
 
- No me diga que a mis colegas les preocupa que si sale electa va a estar hasta los noventa y tantos años en el cargo.
- No, si yo entiendo (la preocupación) y les agradezco que me llamen. Pero quiero decirles a todos sus colegas que el cerebro, el alma y el corazón jamás envejecen. Y yo tengo plena conciencia de eso. Además que no voy a cambiar el mundo sola. Necesito a toda la comunidad y a todo el Parlamento. Y eso es posible hacerlo.
 
- ¿Cómo lo tomó su familia, que la ha visto en muchas campañas, pero que ahora la tendrá en un desafío bastante mayor en toda una región?
- El primer desafío de mi vida fue formar una familia. Tengo hartos hijos, todos profesionales, y es el equipo técnico que tengo y que me está asesorando. Así que cuentan con mi apoyo para que me ayuden. Son brillantes profesionales que se han desarrollado con sus méritos.
 
 
“Un desafío más”
 
- ¿Qué le parece estar en competencia ante dos conocidos parlamentarios DC de la región, como el senador Ignacio Walker y el diputado Aldo Cornejo? ¿Se imagina una competencia fraterna o será dura como todas las campañas?
- No solo acepto eso, sino que, además, estoy muy contenta, porque los dos son muy amigos míos. Con Ignacio Walker estamos trabajando desde el año 2002 en el tema del adulto mayor. Así que no me preocupa. Nosotros no vamos a entrar en peleas. Cada uno tiene un espacio y su patrimonio de votantes.
 
- Apareció un comentario suyo en Twitter en el que dice que Cornejo le quitó el saludo. ¿Es verdad?
- Que bueno que me haga la pregunta. Yo no tengo Twitter. Están usando mi nombre para escribir esas cosas.
 
- Quién haría semejante maldad.
- No lo sé. La directiva regional del partido y también a nivel nacional (por eso también voy a Santiago) están investigando eso. La idea es hacer una demanda.
 
- Que bueno, porque se veía una actitud de celos del diputado. ¿Él está así?
- No creo que esté así. Aldo es un hombre muy inteligente y un militante muy disciplinado.
 
- En la actual campaña todos los ojos están puestos en la tercera edad, que es el segmento que más vota en Chile. He ahí un plus a favor suyo.
- Sí. Además que hay un elemento que considero muy importante: gente que no iba a ir a votar ahora lo hará por mí. Me lo han expresado. Me llaman para decírmelo.
 
- No vaya a ser cosa que su nombre crezca y la tengamos en el Congreso el próximo año. ¿Se imagina ese escenario?
- Mire, sería un desafío más que tengo que aceptar. Toda mi vida la he dedicado al trabajo social. He estado preocupada del poblador, del joven y del trabajador. Entonces, si me ponen ellos en ese escenario trataré de no defraudarlos, como lo hice cuando fui consejera regional durante tres períodos.
 
Segunda vuelta: “Ahí veremos”
 
- En una actividad de la candidata presidencial Carolina Goic apareció junto a ella. ¿La senadora está con usted?
- La senadora Goic, futura presidenta de Chile, está con todos los militantes que postulamos. Y muy especialmente con las mujeres. Ella no está sola, todos la apoyamos.
 
- Al parecer tendremos segunda vuelta en la próxima elección. Si Goic no llega a esa instancia, ¿tiene claro quién será su candidato?
- Lo tengo muy claro. El partido, a nivel nacional, tomará esa decisión en una junta nacional seguramente. Y yo respetaré y trabajaré por el acuerdo que tome la DC.
 
- ¿Sea cual sea? Las opciones son Alejandro Guillier, Beatriz Sánchez o libertad de acción. Más que eso no hay, ¿o sí?
- Ahí veremos. Yo soy muy disciplinada y consecuente con mis principios.