Piñera en mediación parlamentaria de Chile Vamos: un elefante en una vidriera. ¿Hubo monedas de cambio?

Francisco Undurraga (Evópoli): Fue “doloroso” perder candidatos, pero “son las reglas del juego que creamos nosotros mismos”.

Por Guillermo Arellano
 
Y llegó lo que tanto temían los partidos de la derecha luego de no lograr acuerdo en 7 de los 28 distritos que contempla el nuevo mapa legislativo: la mediación del expresidente Sebastián Piñera.
 
Analizando trayectoria, cálculos y “justicia” y teniendo en la mente llegar a la meta de obtener 78 diputados y 13 senadores en la próxima elección de noviembre, el abanderado del sector priorizó a la UDI y RN y le bajó el pulgar a importantes candidatos de Evópoli, como Sebastián Keitel en Maipú, Hernán Larraín Matte en Las Condes y el exintendente Wladimir Román en Rancagua, entre otros.
 
La UDI celebró la intervención, pero lamentó la pérdida del tercer cupo en La Araucanía, a la vez que RN podría sumar en calidad de independiente a una que fue bajada en la sexta región, la exseremi Pamela Medina.
 
En cifras, 75 cupos fueron para la UDI, 74 para RN, 24 para Evópoli y 10 para el PRI.
 
Desde el “piñerismo”, el exministro Andrés Chadwick señaló que “siempre quedan algunas personas más adoloridas o lastimadas” y que el escenario ideal es que el exjefe de Estado no hubiera tenido que intervenir en un tema que le correspondía zanjar a los partidos de Chile Vamos.
 
 
Hernán Larraín Matte, uno de los bajados por Piñera.
Sin vacilar marchar
 
Francisco Undurraga, timonel de Evolución Política, admite que fue “doloroso” perder candidatos en Santiago y regiones. Sin embargo, aclara que “nosotros pedimos que Sebastián Piñera fuera la persona que dirimiera las diferencias que existían en los cuatro partidos”.
 
“Y en ese contexto, cuando uno se somete a un arbitraje hay que aceptar. Más que creer o no creer, aquí lo importante es que se consolidó una lista única en la cual obviamente nos vimos desmejorados en nuestras peticiones. Por lo cual, se nos aprieta la capacidad de sumar diputados, pero son las reglas del juego que creamos nosotros mismos y a las cuales nos tenemos que someter”, declaró a Cambio21.
 
El además candidato por el distrito 11 (Las Condes-Peñalolén) recalcó que “estamos apostando a sacar entre 4 y 6 parlamentarios”.
 
“Falta de líderes”
 
Para Eugenio Guzmán, analista de la Universidad del Desarrollo, “no se puede saber quiénes ganaron y quiénes perdieron” tras la mediación de Piñera.
 
“No solo por la falta de información que hay, sino que porque se desconoce si hubo alguna moneda de cambio en el proceso. Por ejemplo, si hubo monedas de cambio, donde se comprometieron eventuales participaciones en el gobierno, esto no trascenderá mayormente. Pero si no hubo monedas de cambio, los efectos podríamos conocerlos en los próximos días y con comentarios y trascendidos varios”, explicó a este diario.
 
En lo político, el académico dijo que el papel de Piñera “se explica por la falta de líderes que se ve al interior de los partidos de Chile Vamos. Además, él necesita tener a esos partidos bien alineados para la campaña”.
 
“Esto no ocurrió en la candidatura de 2009, donde nunca tuvo ese rol. Hoy genera más expectativas que antes”, insistió.
 
Interés versus realidad
 
A su vez, Juan Christian Jiménez, analista de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, realza el factor “mediático” que tienen las negociaciones parlamentarias.
 
“En el caso de Evópoli, es claro que se trata de un partido inflado por los medios de comunicación, lo que genera un interés que choca con la realidad, donde existen partidos mejor posicionados. Ese fue el elemento de corte que aplicó Piñera”, expresó a este medio.
 
Y respecto a la imagen del exgobernante, el académico sostuvo que “los mismos medios tratarán de introducir que esta mediación le favorece, dado que el mensaje es que se puede acudir a él cuando se presenta un problema. Si eso podría incidir finalmente, eso aún no se sabe”.